Ammi


LA A.M.M.I. EN LA PARROQUIA
AMMI significa “Asociación Misionera de María Inmaculada”. Aproximadamente está integrada por 50 personas, pero esa cifra ha fluctuado mucho desde sus comienzos. Unas han fallecido, se han ido a residencias, cambiando de domicilio, etc.
En la Parroquia la AMMI comenzó en el año 1987, el día 8 de diciembre festividad de la Inmaculada Concepción. Dado el carisma de la asociación, su objetivo es ayudar y reafirmar el trabajo de nuestros sacerdotes en una entrega continuada a la pastoral de nuestra Comunidad parroquial. Al ingresar en la AMMI, adquirimos unos compromisos espirituales y materiales. Los primeros son comunes a todos los grupos: Eucaristía, Visita al Santísimo, lectura de la Biblia, etc, y en los materiales, o mejor dicho, de Amor al prójimo, la AMMI colabora en casi todos los grupos parroquiales:
  • Grupo de liturgia: ministros extraordinarios, monitores, lectores, coro
  • Rezo del Santo Rosario
  • Visita a enfermos: dedicadas más a enfermas de la AMMI: sin excluir a otros enfermos que lo necesitan.
  • Mantenimiento de la Casa de Dios (tanto en ornamentos como limpieza)
  • Cáritas
  • Consejo Pastoral
  • Ayuda en el Centro Día en la Parroquia de San Alfonso
CARACTERÍSTICAS
La AMMI es una asociación laica, profundamente mariana que tiene como patrona a MARÍA INMACULADA y que cada una de sus asociadas participa, según su vocación misionera, del carisma oblato de San Eugenio de Mazenod.
Se rige por unos estatutos aprobados en el Capítulo General de 1926, pero después del Concilio Vaticano II, en el año 1980, esos estatutos fueron renovados, delineándose unas nuevas formas para la asociación más acordes con las necesidades de la Iglesia.
Desde sus comienzos la AMMI en la Parroquia ha estado integrada por mujeres, salvo dos señores que por motivos personales abandonaron. No obstante, la asociación está abierta a todas las edades y cualquier persona que sienta en su interior el espíritu misionero y de ayuda a la comunidad parroquial.
La AMMI tiene un Director espiritual, presidenta, vicepresidenta, tesorera y secretaria. Estos cargos, se renuevan cada tres años.
REUNIONES
Nos reunimos los terceros lunes de cada mes. Cada encuentro está dividido en tres partes. La primera de índole espiritual pues comenzamos invocando al Espíritu Santo, seguido del rezo de un misterio del Rosario (se procura que coincida con los tiempos litúrgicos, hacemos una oración a San Eugenio de Mazenod y terminamos con el Himno de la Asociación.
En segundo lugar se lee el acta de la reunión anterior y se pasa la colecta (cuota voluntaria que cada asociada aporta para los diversos gastos).
A continuación se informa de todas las actividades parroquiales que afectan a la AMMI (misiones oblatas, convivencias, excursiones, rastrillo a favor de Venezuela, programaciones trimestrales…).
Por último volvemos al plano espiritual, pues el sacerdote responsable nos invita a meditar sobre los temas programados cada mes. Como colofón se pasa a la Iglesia a celebrar la Santa Misa.
LA AMMI EN EL MUNDO
Ya en tiempos del fundador se pensó en fundar una organización de laicos donde ambos se beneficiaran tanto de forma espiritual como material. En el capítulo de 1898 se admitía a la ‘Marianischer missions verein’ en la provincia alemana y el 25 de enero de 1948 el Padre Deschâtelets, nombrado superior general, fue el que dio el nombre definitivo: ‘Asociación Misionera de María Inmaculada’.
Hoy en día la AMMI está representada en los cinco continentes:
  • Europa: Alemania, Anglo-irlandesa, Austria, Holanda-Flandes, Bélgica-sur, Francia, Benelux, Italia, Polonia, Escandinavia y Ucrania
  • Asia-Oceanía: Australia, India, Indonesia, Japón, Filipinas, Sri Lanka.
  • África: República Sudafricana, Congo, Namibia.
  • América: Argentina, Chile, Guatemala, Haití, Paraguay, Estados Unidos y Canadá